Nuestras avenidas matan más que los criminales

Según datos de la OMS, en el mundo mueren cada año más de 1.2 millones de personas por accidentes de tráfico, es decir, 3.3 veces más que las muertes causadas por la violencia y el crimen y 2.8 veces más muertes que las causadas por la malaria. Los accidentes viales son una de las grandes epidemias de nuestra época. Cada año una población del tamaño de Tijuana es sepultada por accidentes viales en el mundo (datos disponibles aquí) y adicionalmente más de 50 millones de personas son lesionadas de manera severa debido a los accidentes. Se trata de una verdadera epidemia que sufrimos a nivel mundial y ello es para preocuparnos y ocuparnos. 

LaPeraLos accidentes suceden principalmente por dos causas: una persona irresponsable (un conductor que maneja en estado de ebriedad, a exceso de velocidad o se distrae con su celular, por ejemplo, así como por un motociclista o ciclista que maneja entre los coches ¡y sin casco! o un peatón que no respeta el semáforo, etc.) o una avenida defectuosa (por curvas muy cerradas, reducida visibilidad o semáforos descompuestos, por ejemplo) y en algunos casos, muy pocos, por mala suerte (por ejemplo, si fallaron los frenos del vehículo o si un niño cruza la calle sin fijarse). Mediante intervenciones en avenidas (que puede ser desde un simple semáforo para peatones hasta un rediseño completo de la avenida) y logrando conciencia entre los conductores, ciclistas y peatones, algunos países han logrado reducir considerablemente su número de accidentes a un mínimo y por ello, es 4.3 veces más probable morir de un accidente de tráfico en México que en Suecia o Reino Unido.

Desafortunadamente contar con avenidas seguras, coches modernos y resistentes y conductores, ciclistas y peatones responsables es un privilegio del que aún no gozamos en nuestro país. Si consideramos la probabilidad de morir por un accidente vial (es decir, consideramos el número de muertes por cada cien mil habitantes), México se encuentra en el lugar 50 en cuanto a la mortalidad por accidentes de tráfico, pero ello no es resultado de la casualidad. Prácticamente todos los países de la Unión Europea tienen una muy baja mortalidad en sus avenidas y carreteras, mientras que los países de Latinoamérica tenemos una mortalidad media, y en países en vías de desarrollo, como en África y el sur de Asia, la mortalidad es mucho más alta. Efectivamente tener avenidas seguras para circular es reflejo del desarrollo de un país.

Accidentes viales letales por cada cien mil habitantes durante 2013.
Accidentes viales letales por cada cien mil habitantes durante 2013.

Conductores y avenidas más seguras

Una de las principales razones de la alta frecuencia y mortalidad de los accidentes viales es el consumo de alcohol. Se estima que entre 20 y 30% de los accidentes severos a nivel mundial están relacionados al consumo de alcohol, y en México, tal vez un tanto por la mentalidad “a mí no me va a pasar”, o “yo manejo mejor cuando tomo”, “me voy más despacito y no pasa nada”, el alcohol es uno de los factores más predominantes en los accidentes viales. Evitar a toda costa beber y manejar tiene que permear en la sociedad, pero es difícil lograr un cambio de la noche a la mañana en las prácticas de los conductores. Por ello el Alcoholímetro resulta ser un programa sumamente exitoso. No se trata sólo de convencer que la persona no beba y maneje sino que, independientemente de si la persona está convencida o no, al menos el miedo a ser detenido por un punto de revisión y pasar una noche en el torito surte su efecto: desde la implementación del Alcoholímetro se logró reducir 70% el número de accidentes fatales relacionados al consumo de alcohol de la Ciudad de México. Beber y manejar aumenta drásticamente el riesgo de un accidente, y por ello, nos guste o no guste, sea popular o no, o algunas personas piensen que pueden beber y manejar, mediante la imposición del Alcoholímetro se lograron avenidas más seguras. Por supuesto que no faltará el “listo” que comparte la ubicación de los puntos de revisión en Redes Sociales o que busca maneras de darle la vuelta al sistema… pero ellos sólo nos imponen, de manera injusta e innecesaria, un riesgo mayor a los demás de sufrir un accidente.

DiscoVelAdemás del alcohol, se estima que una cuarta parte de las muertes por accidentes viales son causadas por manejar a exceso de velocidad. El tiempo para reaccionar ante lo que sucede unos metros frente al vehículo se reduce tan drásticamente al manejar a altas velocidades que es el factor responsable de que el en mundo mueran cerca de trescientas mil personas cada año. De nuevo, no faltará la persona que piensa que sí puede manejar a exceso de velocidad “pues a mí eso no me pasa”, “yo sí se manejar a 140kmph”, pero aquí es precisamente donde se aplica la ciencia: nadie queda por encima del elevado riesgo que se enfrenta al manejar a altas velocidades. Se han hecho muchos estudios sobre la velocidad y la mortalidad de las avenidas y se concluye que, por cada milla por hora que se reduce la velocidad promedio, se reduce 5% la probabilidad de sufrir un accidente. En Suecia, por ejemplo, sólo se permite manejar a más de 70kmph en zonas no urbanizadas y en ningún caso, ni en la mejor de sus carreteras, ni aunque sea el único conductor a miles de kilómetros, se permite circular a más de 120kmph y gracias a ello, hoy es Suecia el país más seguro para manejar.

Hace unos años que empezó el Alcoholímetro, las quejas estaban al máximo: ¿Quién decidió ese límite en la cantidad de alcohol? un tequila y ya te llevan al torito! y el tráfico que nos genera… Sólo va a generar corrupción y contaminación! …pero los años pasan, los viernes sin tantos accidentes llegan, y y es gracias a la utilidad de ese programa que, según una encuesta realizada en 2013, 96% de las personas de la Ciudad de México están de acuerdo con el Alcoholímetro pues sus beneficios son claros e inmediatos. Así como conducir bajo los efectos del alcohol es irresponsable y el Alcoholímetro castiga a las personas lo hacen, manejar a altas velocidades es también irresponsable y por ello es necesario establecer un límite adecuado para cada calle y avenida de la ciudad y entonces castigar al conductor que exceda ese límite. Los conductores tenemos que hacer un esfuerzo colectivo para lograr avenidas seguras en nuestro país, ya sea porque estamos convencidos de los beneficios que ello nos genera o porque nos da miedo tener que pagar la multa.

Los accidentes viales son una de las grandes epidemias de nuestra época. Además de evitar el consumo de alcohol y manejar a una velocidad pertinente, prácticas como utilizar el cinturón de seguridad, evitar que los niños viajen en el asiento del copiloto, respetar la línea de los peatones y los carriles de los ciclistas reducen la posibilidad de que un accidente sea fatal. Efectivamente, se le imponen costos o incomodidades al conductor (por ejemplo, una multa de más de $700 por no traer puesto el cinturón de seguridad), pero eso que al principio es una molesta imposición, a la larga se hace una sana costumbre. Nuestro país tiene que llegar a la Visión Cero: los accidentes no tienen por qué pasar.

¡Aquí puedes dejar tus comentarios!

Category: CDMXNacionalTráfico

Tags:

3 comments

Comments are closed.

Article by: Rafael Prieto Curiel

Soy Matemático y actualmente realizo un doctorado en Matemáticas, Crimen, Seguridad y Urbanismo en University College London.