La tecnología, las cámaras y las peores propuestas de seguridad

Las y los candidatos para ser nuestro futuro presidente, jefe/a de gobierno y gobernadores pusieron ya en la mesa cuáles consideran que son los puntos más críticos de nuestra seguridad y cómo cambiarían la estrategia actual. ¿Qué nos proponen? En temas de estrategia y tecnología, nada nuevo.

voy a adquirir la mejor tecnología para aumentar la capacidad de inteligencia, investigación y análisis del estadoMargarita Zavala (independiente), 22 de abril de 2018

¿Cuál es esa “mejor tecnología” de la que hablan? ¿qué hay hoy en el mercado para identificar a presuntos delincuentes y sospechosos, para poner un policía donde se necesita y a la hora que se necesita? ¿qué ha cambiado que puede hacer a nuestra policía eficiente y honesta para vivir en ciudades seguras? Si tenemos la información en tiempo real del lugar en el que están sucediendo las cosas, y todo, gracias a esa nueva tecnología, entonces hemos vencido al crimen, ¿o no?

voy a invertir en más cámaras y voy a invitar a empresarios para que sus cámaras las conectenMarian Boy (PVEM), 18 de abril de 2018

instalaré en mi gobierno cámaras de vigilancia multifuncionales que tendrán reconocimiento facial e identificarán crímenes en tiempo realPurificación Carpinteyro (PANAL), 18 de abril de 2018

…entonces el problema es que las cámaras que tenemos no son “multifuncionales” o no logran hacer reconocimiento facial?. Parece que la solución es fácil y va acompañada de optimismo y fe ciega en la tecnología. ¿Cómo es que no se nos había ocurrido antes? utilizar la “tecnología” (lo que sea que ello signifique), las cámaras, y más para combatir el crimen…

el objetivo es (…) implementar drones y aviones no tripulados para tareas de vigilanciaMiguel Ángel Yunes Márquez (PAN-PRD-MC), 1 de mayo de 2018

en los primeros 100 días de gobierno (…) colocaremos más cámaras y utilizaremos drones nocturnosFadlala Akabani (Morena), 29 de abril de 2018

…es decir, según algunas propuestas de seguridad, hay que ir todavía más allá, con aviones no tripulados o hasta drones y que sean nocturnos; las cámaras, esas ya tienen más de una década, ya no son “novedad”.

instalaré un millón de cámaras para toda la ciudadMikel Arriola (PRI), 18 de abril de 2018

…entonces, es por la cantidad de cámaras?. En la CDMX, tenemos más de 21 mil cámaras, pero se propone un millón. Tener una cámara por cada 9 habitantes.

…de lo que se trata es de que las cámaras tengan conexión digital y no analógicaClaudia Seinbaum (Morena), 18 de abril de 2018

…entonces, el punto crítico es que nuestras cámaras son viejas o anticuadas. Entre que tienen conexión analógica (?) o no logran reconocimiento facial y no logran identificar crímenes en tiempo real, necesitamos otras cámaras. Unas más caras. Más modernas. Más algo… ¡la tecnología nos lo puede resolver! 

vamos a saber en todo momento dónde están y vamos a proceder antes de que cometan los delitos. La ciudadanía podrá ver todas las imágenes del millón de cámaras con su celularMikel Arriola (PRI), 18 de abril de 2018

Además del severo conflicto que la propuesta del PRI representa en términos de privacidad (se imaginan que desde su celular, un sujeto podría revisar si su “novia” ha salido de casa o seguirla durante todo el día para monitorear sus actividades? o el uso que le podría una banda de secuestradores? los criminales también usan celular!) parece ser una apuesta por una tecnología inexistente e inoperante. ¿Cómo es que se puede predecir un delito? ¿Seguiremos a las personas que se ven más sospechosas (al más feo, al más moreno o al que tiene la ropa más desalineada) por cuadras y cuadras hasta que cometa algún delito?

Desafortunadamente, las soluciones mágicas, como la tecnología y las cámaras, más allá de ser una propuesta nueva, es la apuesta de hace una década. Durante el gobierno de Marcelo Ebrard, se instalaron en la CDMX más de 8 mil cámaras y en el sexenio de Mancera otras 7 mil, que junto con otras 6 mil en el Metro hacen que la CDMX tenga más de 21 mil cámaras observadas por los policías de la ciudad.

Utilizaremos la tecnología. Esa gran apuesta de candidatas y candidatos por igual y de todos los partidos. Y es una apuesta, pues nos plantea que existe una solución a la delincuencia, que “no se nos ha ocurrido antes”, y que con una pequeña o gran inversión, se puede resolver.

Foto tomada de Flickr.com, usuario Roger Ferrer Ibáñez, licencia CC BY-NC-SA 2.0

¡Pero ya tenemos cámaras!

¿Qué ha pasado con las cámaras de la CDMX? tenemos más de 20 mil, que han funcionado ya por varios años. Por un lado, se observan las cámaras en 6 centros de monitoreo (5 C2 y en el C5) y son observadas por cientos de policías. En cada momento, hay cientos de personas capacitadas y entrenadas para detectar cualquier cosa que pase en sus cámaras. Siguen ya a los ciudadanos sospechosos y monitorean zonas de conflicto y, en cuanto detectan cualquier situación, mandan una patrulla al lugar. Durante 2017 se detectaron poco más de seis mil delitos (alto y bajo impacto) por las cámaras de la ciudad. Bien, ¿o no?

Desafortunadamente, no. No es suficiente ni es remotamente cercano a tener un impacto en la seguridad de la Ciudad. Según INEGI (con la encuesta de victimización ENVIPE) se cometen cerca de 3.4 millones de delitos en la CDMX cada año, es decir, menos de 2 delitos de cada mil que se cometen en la ciudad son observados por las cámaras. Está lejísimos de ser la solución.

Incluso, con el millón de cámaras que propone en PRI, 50 veces más de lo que tenemos ahora (y asumiendo que también se contratan 50 veces más monitoristas para ver las cámaras), se observaría menos de 10% de los delitos ¿que de verdad nadie les hizo la cuenta? Cada policía que se emplea en ver cámaras o manejar drones es un policía que no está en las calles, es decir, con la propuesta del millón de cámaras, todos y cada uno de los policías que actualmente tiene la CDMX tendrían que emplearse en el monitoreo… y aun así, observaríamos menos de 10% de los delitos.

Ni es que las cámaras sean obsoletas, ni es que no funcionen (o peor, no es que sean analógicas y se necesiten digitales) y no es que se necesiten miles o millones de cámaras; el problema es que las cámaras no son la solución al problema de la inseguridad. Con las cámaras del C5 ya no es una apuesta “a ver qué pasa”; tenemos ya evidencias de una política que no funciona. Y no es la solución desde hace más de ocho años.

Foto tomada de Flickr.com, usuario MUNICIPALIDAD METROPOLITANA DE LIMA, licencia CC BY-NC-SA 2.0

¿Pero sí funcionaron nuestras cámaras?

Según INEGI, en 2010 se cometieron 41 delitos por cada 100 habitantes en la CDMX y ese dato es justo en el momento en el que durante el gobierno de Marcelo Ebrard se comenzó la instalación masiva de cámaras en la Ciudad y la inauguración de centros de monitoreo. Y el resultado es que pasamos, de 41 delitos a casi 50 delitos por cada 100 habitantes en 2016. Pese a que hay muchas más cámaras que antes, esa estrategia de seguridad no nos está funcionando. Y no es que las cámaras “no estén grabando”, o que “estén apagadas” o que “nadie las está viendo”, sino que es una tecnología muy costosa y que requiere muchos policías viendo videos.

Durante 2017 se detectaron, gracias a las cámaras de la CDMX, más de 200 mil incidentes, de los cuales, la mitad fueron servicios urbanos (encharcamientos, vehículos descompuestos y eventos poco relevantes) y 47% fueron faltas cívicas (ebrios, franeleros, drogados, etc.), es decir, las cámaras son buenas para detectar lo que sea menos delitos o emergencias. La mejor estrategia de seguridad no va por ahí.

Algunas cámaras, muy estratégicas, en ciertas estaciones de transporte público, comercios y puntos clave pueden dar información muy valiosa al sistema de seguridad, sin duda, pero no es como se resuelve el problema de la inseguridad. El principal impacto de las cámaras es el de reducir el miedo al crimen, pero no el crimen mismo.

La mejor estrategia está en los ciudadanos

Mientras candidatas y candidatos piensan invertir millones de pesos en cámaras y apuestan por una tecnología que no existe, o en simplemente multiplicar a lo bruto la tecnología que ya tenemos, la solución somos los ciudadanos. Y no es sólo un eslogan de campaña (aunque parece). Mientras que las cámaras lograron detectar poco más de 6 mil delitos durante 2017, entre llamadas al 911 y botones de emergencia, se reportaron 165 mil delitos al C5. Los ciudadanos marcamos y hacemos del conocimiento de la policía 27 veces más que lo que sus cámaras lograron. Claro! ¿Cómo ganarle a millones de ciudadanos y a millones de personas que, con un celular, pueden reportar todo lo que ven?

Ningún sistema de seguridad ni miles de cámaras ‘digitales y con reconocimiento facial’ o ‘drones nocturnos’ le podrían ganar a millones de ojos observando, desde el sujeto sospechoso, ruidos inusuales en la casa del vecino o una persona forcejeando con un coche. La seguridad la construimos todos.

…pero ellos no lo saben

Desafortunadamente, al ciudadano se le ve como un objeto al que se le provee seguridad, al que hay que cuidar y proteger, pero rara vez se le ve como la principal fuente de información. Durante 2017, los ciudadanos marcamos más de medio millón de veces al 911 por incidentes verdaderos (sin contar las muy desafortunadas bromas) pero a ningún candidato/a le parece que esa sea información valiosa o que requiera alguna política o promoción y difusión.

Es tal la desidia y el desinterés para que el ciudadano provea de información al sistema de seguridad que ni siquiera el número correcto de emergencias conocen. En la CDMX opera el 911 como el único número de emergencias desde hace ya más de un año (y desde hace mucho tiempo era el 066) pero hay quienes promueven cualquier otro número.

En México el único número de emergencias es el 911

La mejor propuesta de seguridad es la denuncia, es el reporte ciudadano, es marcar al 911 en cuanto se observe algo. Cuando un ciudadano reporta un delito en el 911, la policía llega al lugar requerido en menos de 5 minutos. El sistema está construido y es eficiente. Sólo nos falta que las y los candidatos crean en el poder de los ciudadanos y en la información que tenemos.

Y la mejor estrategia de seguridad

Retemos a las candidatas/os. Actualmente, menos de 5% de las víctimas de un delito marcan al 911 para pedir auxilio de una patrulla. Sin inversiones estratosféricas en seguridad, sin un millón de cámaras, y promocionando el (¡correcto y único!) número de emergencias, que la propuesta en temas de seguridad sea que 20% o 40% de las víctimas marquemos al 911 al terminar su gestión. Que confiemos en las autoridades. Que sí marquemos. Que sí denunciemos. ¡Ese sí que es un compromiso!

Y tanto a nivel nacional como en la CDMX, garantizar que todas las llamadas se atiendan y que el tiempo que un ciudadano tiene que esperar a que llegue una patrulla sea menor a 5 minutos. Los ciudadanos nos encargamos de reportar y el sistema de respondernos. Gracias al trabajo coordinado entre ciudadanos y gobierno, en 2017 se arrestaron más de 27 mil delincuentes. El gobierno y los ciudadanos, trabajando juntos, podemos construirnos un México más seguro.

¡Aquí puedes dejar tus comentarios!

Category: CDMXPolíticaSeguridad

Tags:

Article by: Rafael Prieto Curiel

Soy Matemático y actualmente realizo un doctorado en Matemáticas, Crimen, Seguridad y Urbanismo en University College London.