Mis datos personales en la época de campañas políticas y Cambridge Analytica

A principios del 2018, Obama nos contaba en una entrevista en Netflix, muy a su estilo y de forma muy relajada, que el uso de las redes sociales tuvo un gran impacto en su campaña política cuando andaba en la contienda. En aquellos años, por ahí del 2008, las redes sociales empezaban a crecer. La estrategia resultó ser todo un éxito, como ya bien sabemos. En la misma entrevista, Obama profundizó en el tema diciendo que dicha herramienta (dígase las redes sociales) se subestimó y se pasó por alto que también puede ser una herramienta que se usa para manipular y adoctrinar a los usuarios. Explica cómo cada que tú recibes noticias en tu celular estás recibiendo información que ya fue elegida para ti a través de un algoritmo [*] que ya analizó tus preferencias, reforzando las ideas (y sesgos) que ya tenías. Cada día más y más gente usa Facebook (o Twitter) como plataforma para recibir las noticias más actuales. Toda la información que se muestra en Facebook ha sido seleccionada especialmente para cada usuario, haciendo que cada usuario viva en una burbuja de información. Son estas burbujas de información las que han ocasionado que haya una polarización en la política. Como resultado, cada uno de nosotros (usuarios de Internet) vivimos en un mundo diferente.

[*] Con “algoritmo” se refiere a la(s) tarea(s) que tiene una computadora para que haga cálculos, procese datos o tome decisiones razonadas en base a (una serie de) problemas o funciones a resolver.

¿Y por qué necesito saber esto?

A lo mejor estás pensando que ya sabías los macabros métodos del Internet, que Edward Snowden ya nos había advertido y, que al final de cuentas, tú estás 100% seguro/a de tus creencias, que eres a prueba de cualquier manipulación y tu criterio propio es inalterable. ¿Seguro/a? Aunque así fuera, son muchas las consecuencias de llevar una vida virtual. Lo que vas a leer a continuación te explica qué información es rastreada y almacenada en algún lugar del mundo, y como algunas personas/empresas/gobiernos se benefician de estos datos.

Foto tomada de Flickr.com, usuario Animated Heaven, licencia CC0 1.0 (dominio público)

¿Qué tanta información se recolecta de mí en Facebook?

Primero que nada, te puede interesar saber cómo funcionan las mayores empresas con las que interactuamos en Internet todos los días. En general, todo lo que hacemos en Internet está siendo monitoreado de una u otra forma. TODO. Facebook nos interesa particularmente para así poder entender mejor qué fue lo que paso con Cambridge Analytica, de la cual vamos a hablar más adelante. Si tú ya estás bien enterado de como funciona Facebook te puedes saltar el siguiente párrafo.

De acuerdo con sus (ahora) nuevos términos y condiciones, Facebook recolecta todo tipo de información de todos tus dispositivos y desde todos sus productos (Nótese que hay más de uno y puedes consultar aquí los Facebook products). Esta empresa recolecta todo el contenido que generas, incluyendo tus conversaciones. Se almacenan la fecha y hora de: cuándo abres una cuenta, cuándo creas contenido, cuándo compartes algo, cuándo te mensajeas o te comunicas con otros. Información de metadata, es decir, ubicación de una foto o la fecha en que se creó un archivo. Además se recolecta información sobre la gente con quién estás conectada, las páginas, hashtags y grupos a los que estás adscrito, así como la forma en cómo interactúas con sus miembros. De la información que tú subes, sincronizas o importas desde tu dispositivo, se recolecta tu agenda de contactos y tu historial de SMS. Se recolecta el tipo de contenido que ves y qué de ese contenido te interesa, las acciones que tomas con dicho contenido, con quién interactúas y sus cuentas, así como el tiempo y frecuencia que inviertes en cada actividad. Si has realizado alguna compra o transacción a través de Facebook, ellos almacenan toda la información al respecto. Es decir, información del pago, el número de tarjeta, información de autenticación de la tarjeta. Se almacena además toda la información de los dispositivos desde los que usas sus productos (teléfonos, computadoras, televisiones, tablets y otros) y toda su información se usa para personalizar los anuncios y otras features que usas. De todos estos dispositivos se almacenan los datos del sistema operativo, la versión de hardware y software, el nivel de energía de la batería, la fuerza de la señal del dispositivo, espacio de almacenamiento disponible, tipo de explorador, qué apps tienes instaladas, el nombre y tipo de los archivos que tienes en tus dispositivos, así como los plugins. También se recolectan las operaciones que se realizan en dicho dispositivo, por ejemplo saben qué ventanas están abiertas, así como también el comportamiento de la persona que los usa, es decir se monitorea la actividad del mouse, cómo y cuántos click/tap/scroll se hacen. Se recolecta toda la información sobre la señal de Bluetooth y WiFi, incluidos puntos de WiFi que hay cercanos a ti así como torres de telefonía. Y por supuesto se recolecta toda la información de tu GPS (es decir ellos saben dónde has estado todo el tiempo), la información de tus fotos y de tu cámara. Saben quién es tu proveedor de telefonía, cuál es tu lenguaje, zona horaria, número de teléfono, dirección IP, velocidad de conexión y (en algunos casos) recolectan la información de los dispositivos que están cerca de ti. Facebook (a través de un producto que se llama Facebook Business tools) también recolecta información de otras empresas y apps externas a Facebook, como apps de juegos o empresas de publicidad, que le comparten a Facebook actividades que tienen los usuarios fuera de Facebook. Un ejemplo son los sitios de internet que visitas y qué tipo de anuncios ves, qué compras y cómo usas sus servicios. Esto es independiente de si tienes cuenta de Facebook o no. Algo aún más intrigante, nos dicen en los términos y condiciones que “un negocio/empresa podría decirnos [a Facebook] sobre una compra que realizaste en su tienda”. Es decir, el nivel de alcance es tal, que ellos reciben información de ti, aún cuando estás offline o incluso si no tienes cuenta.

Una vez que tienen todos estos datos, lo que hacen es que el contenido es automáticamente procesado y analizado. Según sus propias declaraciones, esta información se utiliza para hacer “investigación” en innovación y para trabajar en pro de TU seguridad. ¿Será? Bueno, he ahí el problema con Cambridge Analytica que vamos a discutir a continuación.

Pero antes de cambiar el tema, para concluir este punto quiero mencionar que toda esta información la encuentras directamente de sus términos y condiciones de Facebook y sus productos. Más aún, prácticas de recolección de datos muy similares suceden desde Google, Twitter, tu proveedor de telefonía celular y muchas otras empresas. Si hay algo de lo que puedes estar 100% seguro es que no hay tal cosa como privacidad en Internet. Tus datos están siendo almacenados todo el tiempo. Y antes de que te entre el pánico, por favor sigue leyendo.

Cambridge Analytica (CA)

Así como Facebook dice que usa nuestros datos para hacer investigación, personalizar nuestra experiencia y sobre todo por nuestra seguridad, recordemos que en la entrevista que les contaba de Obama, él se refería a un potencial mal-uso de nuestros datos. ¿Qué tan real es que usen nuestros datos con fines de lucro? Aquí les va un ejemplo muy famoso. Una empresa llamada CA recolectó, desde el año 2014, información personal de 87 millones de usuarios en Facebook la cual supuestamente usaron para influenciar la opinión de posibles votantes en favor de los políticos que los contrataron o desalentar a un segmento da la población a votar. Acuérdense que Obama nos dijo en su entrevista de Netflix que las redes sociales fueron clave para ganar la presidencia (nota: CA no está relacionado con la campaña de Obama) entonces imagínense el potencial y alcance que tiene el influenciar de una forma “legal” (haciendo perfiles psicológicos con datos de Facebook) a posibles electores para votar por ejemplo por Trump en E.U.A o a favor de Brexit en el Reino Unido. Ambas campañas ganadoras.

“Pero yo que soy Mexicano ¿cómo me afecta el caso CA?” Mark Turnbull, director general de CA, dice en un video filtrado por ex-espías y (re)transmitido por Channel 4 News uno de los canales principales de noticias en el Reino Unido, que la empresa CA estaba a punto de trabajar con gente en México, pero que había que andarse con cuidado debido a la cantidad de dinero proveniente del narcotráfico que se invierte en campañas políticas. Agregó además que acabar negociando con el lado equivocado podría costarles la vida, dada la alta corrupción que hay en México. ¿Qué tan cierto es esto? y ¿qué cantidad de dinero del narco se usa en campañas políticas en México ? No se sabe. Nadie sabe a ciencia cierta y es un dato que no se puede medir oficialmente. Pero eso es un tema a parte.

Justamente en un país como México donde el fraude político ha sido tema en elecciones presidenciales anteriores: compra de votos, escándalos de corrupción, guerra mediática, etcétera; no sería de sorprenderse que CA estuviera envuelto en nuestra actual actividad política. A pesar de existir apps tal como la de “cómo te verías del sexo opuesto” de la empresa kueez quienes recolectaron información para vaya usted a saberque usos o la app “pig.gi” que oficialmente trabajaba con CA usando datos de México y Colombia. Debido al escándalo, CA entró en bancarrota y está terminando sus actividadesA la fecha no hay evidencia de que CA haya participando en las elecciones del 2018 en México.

Independientemente de si CA estuvo operando o no, lo que es cierto es que tu actividad en redes sociales te sigue envolviendo en una burbuja de información, tal y como nos explicaba Obama. Son algoritmos y modelos entrenados (también conocido como machine learning) diseñados especialmente para mostrarte en tu feedback y newsletter justo la información que quieres leer, enfatizando en lo que parece ser tu candidato preferido y todo lo relevante al respecto, dándote la ilusión de que tu candidato/a es el más aceptado.

A pesar del escándalo por el mal uso de datos personales de millones de personas, no hubo realmente una repercusión para Facebook, por el contrario, resultó en un aumento en sus ganancias. Aunque hubo un movimiento social para que la gente en todo el mundo cerrara sus cuentas de Facebook los usuarios decidieron no darle tanta importancia a la violación de sus derechos. El detalle aquí es que las personas encuentran una gran utilidad en usar dicha plataforma y se benefician ampliamente de ella.

Foto tomada de Ministry of Defence UK, licencia Open Government Licence v3.0

Sólo un dato más…

El peligro que vemos inminente en México es por supuesto que puedan estar manipulando grupos de personas a través de las redes sociales para ganar votantes en las elecciones políticas, tal como pasó con Trump, como ya discutimos. Pero hay mucho más allá de todo lo relacionado a Facebook y Cambridge Analytica, y su potencial papel en las campañas políticas del mundo.

Algoritmos y modelos matemáticos hoy en día rigen nuestra vida diaria. Por medio de ellos, empresas deciden si consigues un trabajo, de ellos depende si encuentras a tu alma gemela en un sitio online, si eres candidato a un crédito hipotecario, si entras a X o Y universidad, etc. Hay otros ejemplos más alarmantes. Los modelos ‘stop and frisk‘ (detener y cachear) o ‘clopening‘ (una contracción en inglés que se refiere a abrir y cerrar una tienda) han resultado ser altamente contraproducentes para las clases más marginadas. Stop and frisk es una práctica de la policía estadounidense que se usa como un filtro para detectar crimen. En pocas palabras, si te ves sospechoso, la policía tiene derecho de detenerte, por la razón que sea, quizá porque caminas raro o por la forma en la que vistes. Ya se imaginarán que las personas de clase baja, inmigrantes o personas de color suelen ser los que terminan siendo más sospechosos. En el caso del “clopening”, hay algoritmos que optimizan los horarios de los trabajadores en empresas (como Starbucks y otras industrias de retail y hoteleras) provocando que algunos trabajadores se tengan que quedar hasta tarde a hacer el cierre de una determinada tienda y abrir la tienda unas pocas horas después. De nuevo, afectando a las clases más marginadas pues son las que no renunciarían a trabajos muy demandantes y mal pagados por la alta necesidad económica que tienen.

Conclusión: ¿Y entonces qué hago? ¿Entro en pánico?

A pesar de que no hay mucho que puedas hacer para conservar tu total privacidad, no temas. Nuestra privacidad está comprometida por nuestra necesidad (y a veces necedad) de tener más tecnología y vivir más y mejor. Para bien o para mal. Recuerdo que hace una década, si decías que no usabas un smartphone te veías super cool, eras bien hipster y todos hasta te veían con un poco de admiración y respeto. Yo creo que pensaban “wow que chido que esta persona esté más allá del bien y el mal”. Poco a poco, todos fueron cayendo en la necesidad de tener un smartphone. ¿Por qué? No es que se hayan traicionado a sí mismos y a sus principios. No. Lo que sucede es que se ha vuelto una necesidad social tener un smartphone y otras tecnologías: para manejar tu cuenta de banco, para hablar con tu familia, e incluso (en países como México) por tu propia seguridad. Además, como ya lo platicamos, parte de tu información está siendo recolectada aunque estés offline.

En el caso específico de México, existe un intrínseco temor a compartir su información personal justo por el miedo de que hagan mal uso de ella. Mucho está relacionado con poner en riesgo su seguridad: no nos vayan a asaltar, a robar la identidad, a extorsionar, a clonar la tarjeta, a secuestrar, etc. Quizá sea debido a este temor, que el mercado en línea no termina de despegar bien o que redes sociales como Linkedin sigan sin dar su máximo potencial. Ambas actividades implica compartir mucha información personal tal como dar tus datos de tarjeta de crédito o todos los datos de tu vida profesional.

La tecnología de hoy en día nos provee con muchas herramientas útiles para nuestra salud, para optimizar nuestro tiempo, para aprender cualquier cosa y mejorar. Cada persona que usa estas herramientas se beneficia directamente de ellas y en muchos casos, de forma gratuita. Por eso las usamos. El costo a pagar es la información que se obtiene a cambio de nuestra interacción con estas aplicaciones. Estamos en una época donde la tecnología se plantea incluso como la única alternativa para salvar a la especie humana de la extinción (véase Elon Musk). Entonces, aunque habrá algunas medidas que puedas tomar para aislarte de esta locura, la realidad es que, poco a poco, todos vamos a envolvernos en estos avances tecnológicos, que eventualmente nos llevarán hasta terminar viviendo en Marte.

Así es como termino esta entrada. No hay tal cosa como la privacidad en Internet. Estamos dispuestos a comprometer nuestros datos personales porque en teoría nos beneficia más de lo que nos perjudica. Ya saben, por aquello del costo-beneficio. Lo que tenemos que asegurarnos es de encontrar formas de regular el potencial que tienen dichos algoritmos junto con la alta tecnología que estamos generando. Tenemos que usarlos con responsabilidad social, en beneficio de nuestra sociedad y el medio ambiente. Necesitamos modelos transparentes, crear una regulación de todos los modelos y algoritmos que se usan en la aplicación de políticas públicas y servicios empresariales. Aún más, los usuarios, ciudadanos, legisladores, políticos, etc. necesitamos entender cómo funciona la tecnología, y sus efectos. Es indispensable. Lo cual me lleva a hacer un llamado a académicos y expertos en el tema a estar atentos y desarrollar proyectos que ayuden a combatir el mal uso de la información (y véase también una ONG) porque más allá de si nuestra información está siendo (o si debe ser) monitoreada o no, necesitamos asegurarnos de que se hace buen uso de ella. La batalla de la privacidad me temo que ya la perdimos.

¡Aquí puedes dejar tus comentarios!

Category: CienciaInternacionalPolíticaSeguridad

Tags:

mm

Article by: Teresita Suárez Noguez

Física mexicana especialista en Cosmología. Estudio la evolución del Universo y modelo la distribución de la materia a grandes escalas, es decir, material que se encuentra en el espacio entre galaxias. También, cuando tengo oportunidad, participo en proyectos de Ciencia de Datos para atacar problemas de interés social. Egresada de la UNAM, obtuve mi doctorado en University College London (UCL) y recientemente me contrataron como investigadora postdoctoral en el Observatorio Real de Edimburgo para trabajar en el grupo de Astrofísica Computacional. Hobbies: escribir, correr y tocar la guitarra.