¿Es la época del éxodo con tanta migración?

Los humanos hemos migrado desde siempre. Hace unos treinta años, terminaba la década de los ochentas. Terminaba el desastre de Chernobyl, el ejército soviético salía de Afganistán, terminando con ello una ocupación que duró diez años y obligó a miles a salir de su país y caía el muro de Berlín. Terminaba la guerra entre Irán e Irak y llegaban los últimos años de la guerra fría. Y para fines de la década de los 80s, el porcentaje de migrantes en el mundo era de 3%.

Hace unos veinte años, terminaban los noventas y el milenio pasado. Terminaban la Guerra del Golfo, la Guerra de Bosnia y Herzegovina y la masacre de Ruanda. 15 países europeos formaban parte del área Schengen, con libre tránsito desde Portugal hasta Finlandia y algunos países adoptaban el Euro como su moneda. La migración de mexicanos a Estados Unidos alcanzaba su pico, con casi 800,000 mexicanos cruzando la frontera por año. Y para fines de la década de los 90s, el porcentaje de migrantes en el mundo era también de 3%.

Hace unos diez años, terminaba la primera década del milenio. Crisis financieras, las torres gemelas, la guerra con Iraq y la invasión a Afganistán , el conflicto en Gaza y la guerra del Congo (o la Gran Guerra Africana, con más de 3 millones de muertes). Colombia alcanzaba su punto más violento y con ello, el máximo número de desplazados también alcanzaba su máximo, incluyendo casi dos millones de colombianos en Venezuela. La violencia en México y en otras partes de Latinoamérica estalla y con ello, millones de personas son desplazadas por miedo a la violencia en nuestro continente. Y para fines de la década pasada, el porcentaje de migrantes en el mundo era también de 3%.

Pero, ¿ahora sí estamos en el éxodo, no? En ésta década hemos visto migraciones masivas de africanos a Europa, un flujo imparable de personas de China e India al mundo occidental, y caravanas de migrantes atravesando el continente americano. Hemos visto los golpes de estado en varios países del mundo; el conflicto en Siria y a millones de refugiados; a Boko Haram en Nigeria y a los millones de desplazados que ha generado. Los desastres cada vez nos azotan a más y más fuerte, como el sismo de Haití y las tormentas y sequías. Las migraciones por desertificación e inundaciones ya son un tema frecuente. Cada vez, más voces antimigrante se escuchan, como Trump en Estados Unidos, Brexit en Reino Unido, Marine Le Pen en Francia, Salvini en Italia con sus publicaciones en redes sociales e incluso, en nuestro país. Entre caravanas, guerras, desastres y conflictos, ahora sí vivimos la época del éxodo y del caos, …¿o no? Pues a fines de esta década, el porcentaje de migrantes también será de 3%

¡Llevamos más de 30 años en los que la migración internacional representa (redondeando) ese mismo 3% de la población del mundo! No, no vivimos en el éxodo (o al menos, no muy diferente al éxodo de los 80s y de los 90s). Claro, la población del mundo ha crecido mucho en estos 30 años, y la población de migrantes ha crecido prácticamente a la misma velocidad. 

¿De dónde salen tantos migrantes?

Hoy tenemos 258 millones de migrantes internacionales (según datos de la ONU de 2017). Es una cantidad de personas tan grande que sería el quinto país más poblado del mundo. 63% de los migrantes permanecen dentro del mismo continente y 37% de los migrantes se han cambiado de continente. Además, una de las características más relevantes respecto a la migración es que se requieren cierto nivel de recursos para moverse. Por ello, Europa y Oceanía son las dos regiones con más salida de personas a otros países y otros continentes.

Número de migrantes en millones según su origen y su destino. Fuente: UN DESA 2017.

Europa es la región del mundo que tiene la mayor parte de la población fuera de su país (8.9%) y la región que tiene la mayor parte de la población fuera de su continente (3.3%). De algunos países europeos, como Rumania, Bulgaria y Polonia ha salido entre 12 y 18% de su población, casi todos a otros países de Europa Occidental y no ha sido compensado con la llegada de personas de otros lugares.

India, México, Rusia, China y Bangladesh son los cinco países -en ese orden- de los que más ha salido gente (casi 60 millones entre los cinco). De India y de China es simplemente resultado de que su país es muy grande (casi 1.3 mil millones de personas en ambos países), así que en realidad, ha salido muy poca gente de ambos. De Rusia, cerca de 80% de sus migrantes se encuentran en países que antes formaban parte de la Unión Soviética, así que por la fragmentación de esa región, no tiene tampoco tanta migración. Y finalmente Bangladesh es un país con casi 30% más población que México, tiene casi la mitad de emigrantes que nuestro país. 

México es el segundo país con más gente fuera (solo debajo de la India). 10% de la población de México vive fuera de nuestro país, mientras que 1% de la población de nuestro país nació en algún otro lugar y migró a México, es decir, México ha perdido una población del tamaño de Guadalajara y Monterrey juntas a causa de la migración. Aunque la migración de México a Estados Unidos se ha desacelerado considerablemente (y de hecho, el número de migrantes mexicanos en Estados Unidos ha disminuido de 11.7 millones en 2010 a 11.3 en 2017) debido a las fricciones y deportaciones de Estados Unidos, aún hoy, cerca de 8% de la población de nuestro país tiene la intención de migrar durante los siguientes cinco años

Otro caso interesante es el del Reino Unido, que es el décimo país con más salida de personas. Con casi cinco millones de personas viviendo fuera, más de 60% de ellos se encuentran en Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, países con los que sus lazos históricos y culturales son muy estrechos. Los migrantes se mueven distancias muy cortas, ya sean distancias físicas o “distancias culturales”, como el caso de la migración del Reino Unido. 

Los migrantes que llegan (y que llegarán)

Aunque México ha recibido a personas de otros países, como la llegada de los refugiados españoles, nuestro país no es un destino frecuente para los migrantes. Se estima que poco más de un millón de personas que radican en México nacieron en otro país, de los cuales 75% nació en Estados Unidos, 3% en Guatemala, 3% en Colombia, 2% en Venezuela y el resto de otros lugares. De los migrantes de otros países que llegan a México, 40% viven en estados de la frontera norte. Además, en el mundo, 52% de los migrantes son hombres, pero en los países de menos ingresos, 56% de los migrantes son hombres. De los migrantes que llegan a México, 70% son hombres. 

Hasta ahora, México es receptor de muy poca migración, pero ello tiene que aumentar por dos razones. La primera, México es cada vez más atractivo para migrar. Por ejemplo, el ingreso promedio de una persona de México es 3.4 veces mayor que el ingreso de una persona de Nicaragua, es decir, México está más cerca (en términos relativos) de tener el ingreso de Estados Unidos que el de Nicaragua y la situación es similar en el caso de Honduras, El Salvador y Guatemala. Además, pese a que México es inseguro y está atravesando uno de los momentos más violentos de su historia, sigue siendo considerablemente más seguro que muchos países de Latinoamérica, como El Salvador, Venezuela, Honduras e incluso Brasil. El desempleo en México es muy bajo (la mitad del desempleo de Chile o El Salvador, la tercera parte de Colombia y la cuarta parte del desempleo de España). En algunas ciudades de México, se recibe a personas que sufren discriminación en otros lados del mundo, incluida a la comunidad LGBTI y distintas creencias religiosas. México tiene un cúmulo de factores que lo hacen atractivo para migrar.

Pero la segunda razón, es sobre el origen de los migrantes que llegarán. La población de África se duplicará de aquí a 2050, la de Latinoamérica crecerá 18% y la de Asia un 15%. Es decir, cada vez habrá más personas en el mundo y con ello, necesariamente aumentará la migración (aunque se conserve dentro de ese 3 a 4%, como lo ha hecho durante los últimos 30 años). Adicionalmente, en esos países (particularmente en África), el ingreso aumentará considerablemente en los próximos años, con lo que las personas tendrán más recursos y menos restricciones financieras para migrar. Habrá más personas afectadas por cuestiones climáticas y la ola de violencia que azota a Latinoamérica y África no es un fenómeno de corto plazo. Es decir, en el mundo habrá más razones para migrar y más personas con la capacidad y el interés de hacerlo. ¡Bienvenida la era de las migraciones!.

La migración no se detendrá y la ola de migrantes a México, tampoco. Hoy, 1% de las personas que viven en México son de otro país, pero ese 1%, ni con muros y fronteras (ni con Guardia Nacional ni deportando, “así sean de Marte”) será tan bajo en los próximos 10 o 20 años. 

Dado que la migración puede ser positiva para el origen y para el destino si se potencializa su impacto, el lugar que nos corresponde hoy es atender los retos de la migración. Es procurar que la migración sea legal e informada, sin intermediarios y con tránsitos seguros. Es cambiar la actitud que tenemos respecto a la migración y los migrantes y acostumbrarnos a vivir en un mundo compartido. 

Desafortunadamente, nuestro entendimiento y conocimiento sobre la migración suele ser limitado. Intenta contestar este test sobre migración internacional y checa qué tanto tu percepción sobre la migración tiene que ver con la realidad. La siguiente semana, el análisis de las respuestas nos mostrará cómo vemos en México a la migración internacional.

Crea tu propia encuesta de comentarios de usuarios
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!

Category: MigraciónNacional

Tags:

Article by: Rafael Prieto Curiel

Soy mexicano y matemático y actualmente soy investigador en la universidad de Oxford y soy investigador externo de la OCDE. Realicé un doctorado en Matemáticas, Crimen, Seguridad y Urbanismo en University College London. Trabajé en el C5 de la CDMX.