Los trece millones de la frontera

Los problemas de migración entre México y Estados Unidos y la situación que se vive en la frontera entre ambos países son temas separados, aunque generalmente se tratan de manera simultánea y se piensa en la frontera como una simple división o un largo muro en medio del desierto, que debería de servir para detener a las personas de uno u otro lado. En realidad, la frontera entre México y Estados Unidos tiene un tránsito constante de personas y mercancías y está formada por un complejo entramado de grandes poblaciones urbanas, barreras naturales y muros fronterizos en sus 3,185 kilómetros de longitud.

suenos
Existen grandes zonas metropolitanas transfronterizas, como es el caso de Ciudad Juárez-El Paso, que de cierta manera es la misma zona metropolitana y para términos prácticos, la misma ciudad, pero que sufre la maldición de ser ciudad en ambos lados de la frontera.  ¿Qué significa vivir en una ciudad transfronteriza? Tomemos, por ejemplo, a una persona de Mexicali, una de esas ciudades de la frontera. Posiblemente lleva a sus hijos a una escuela en Calexico, Estados Unidos, pues cruzar la frontera es cuestión de minutos; ocasionalmente realiza sus compras del otro lado y tiene familiares y amigos que, aunque viven a sólo unos minutos, radican en otro país. Vivir en un lado o el otro de la frontera es similar a vivir en la Comarca Lagunera (Torreón-Gómez Palacio), donde la mitad de la población vive en el estado de Durango y la otra mitad en Coahuila, pero la única diferencia es que Mexicali-Calexico está en dos países y la frontera es más bien una separación entre las dos partes de una misma ciudad y de una misma población que interactúa y se relaciona diariamente, de una misma dependencia económica, de una misma historia, y hasta un mismo nombre, ya que Calexico y Mexicali fueron nombradas, simbólicamente, con partes de las palabras “California” y “México”.

mexicali-calexico

Actualmente existen diez zonas metropolitanas transfronterizas entre México y Estados Unidos que van desde la gran zona metropolitana de Tijuana-San Diego, que cuenta con una población de 5 millones de personas, 38% de ellas en el lado mexicano y 62% en el lado estadounidense, hasta Agua Prieta-Douglas, con 100 mil habitantes. Las diez urbes aglomeran a más de 13 millones de habitantes, es decir que hay más personas viviendo en ciudades que son mitad México y mitad Estados Unidos que en todo Grecia o Bélgica.

tabla-nacional

Los más de 13 millones de personas que viven en ciudades transfronterizas habitan una zona metropolitana dividida por un muro, donde Norte y Sur son diferentes, incluso dentro de una misma ciudad. No es para nada un tema menor. Existen, además de esas diez zonas metropolitanas transfronterizas, algunas poblaciones de menor tamaño, como San Luis Río Colorado en Sonora, la ciudad de Ojinaga en Chihuaha, o Tecate en Baja California. De aglomerar a todas esas personas que viven en una ciudad transfronteriza en un sólo país, sería el doceavo más poblado de América, por arriba de Cuba y Bolivia.

juarez3

 

Prácticamente la mitad de la población de las ciudades transfronterizas es mexicana y la otra mitad es estadounidense y en los dos lados se sufre de una gran problemática: en lugar de que se generen políticas para mejorar la calidad de vida de las personas, como iniciativas que mejoren la calidad del aire o del agua, suelen ser ciudades trabajando de manera independiente, con proyectos a medias y políticas unilaterales. Basta con ver los niveles de congestionamiento vial que se forman en los puentes internacionales sobre el Río Bravo o las grandes avenidas a medio terminar de uno y otro lado de la frontera. Vamos, ni hablar de algún tipo de transporte público que permita mejorar la movilidad de las personas o alguna iniciativa de seguridad.

nacional

Según datos del censo realizado en los Estados Unidos, más de 40% de la población que vive en prácticamente toda la franja fronteriza tiene origen mexicano, pero pese a ello, la población padece políticas completamente asimétricas: las personas que cuentan con la nacionalidad estadounidense pueden cruzar la frontera simplemente mostrando su pasaporte, pero el ciudadano mexicano requiere pasaporte y visa vigentes. El ciudadano estadounidense que cruza la frontera, acaso pasa por algún punto de inspección al ingresar a México, lo que ha permitido un tráfico considerable de armas de alto calibre, pero el ciudadano mexicano pasa por un escrutinio minucioso sobre sus pertenencias y sus motivos de visita para que le sea concedido el acceso a los Estados Unidos. Pese a que viven en la misma zona metropolitana y en su mayoría comparten su origen étnico, unos ciudadanos tienen más privilegios que otros, solamente por haber nacido de un lado o el otro de ese muro.

border-historyDesde finales del sexenio pasado, se anunciaba ya que la migración neta entre México y Estados Unidos alcanzó niveles cercanos a cero: en términos prácticos, salen y entran la misma cantidad de personas entre ambos países. Son muchos los factores que contribuyen a que se logre una migración de cero, que van desde la reducción en los salarios de los migrantes en Estados Unidos, la crisis económica de 2008 y el exceso de mano de obra en ese país, así como un mayor control migratorio. Sin embargo, uno de los factores más relevantes es que, durante la administración de Obama, el Gobierno de Estados Unidos ha deportado a más de dos millones de personas a México. Ello significa que para lograr una migración neta de cero, aproximadamente dos millones de personas han cruzado la frontera en busca de mejores oportunidades. Es muy importante mencionar que el conteo sobre las estadísticas de deportación es complejo, pues existen distintas definiciones y maneras de contar el número de deportaciones realizadas por el gobierno de los Estados Unidos.

Estadísticas sobre las deportaciones de Estados Unidos entre 1970 y 2014.
Estadísticas sobre las deportaciones de Estados Unidos entre 1970 y 2014.

Cierto es que, pese a que la migración neta entre ambos países es ya cercana a cero, hay al menos dos millones de mexicanos que han cruzado la frontera en los últimos años de manera ilegal, pero ello no se resolverá con muros cada vez más altos, ni con políticas migratorias cada vez más severas. Cualquier endurecimiento en las políticas de la frontera afecta directamente a los más de 13 millones de personas que viven en la zona y no sólo a las personas que buscan cruzar a Estados Unidos. Por ello, es necesaria una reforma migratoria en Estados Unidos que contemple la legalización de las personas que hoy viven sin documentos en ese país y que permita incorporarlas al mercado productivo y que les otorgue los mismos derechos de tránsito que las demás personas, en lugar de ser perseguidos y deportados. Mejorar la seguridad, la coordinación y planeación urbana, así como garantizar que las personas de ambos lados vivan en condiciones de igualdad es uno de los grandes retos de los gobiernos de ambos países.

Foto de archivo de una persona intentando trepar el muro fronterizo entre la localidad mexicana de Nogales y Arizona en Estados Unidos, mayo 1 2010. El plan de Estados Unidos para construir un muro en su frontera sur causó protestas en México y dividió a los estadounidenses cuando fue aprobado en una ley en el 2006, pero el tema quedó ensombrecido a raíz de la recesión económica del año pasado. REUTERS/Alonso Castillo

 

Hace unos cincuenta años, la idea de separar una ciudad con un muro parecía una idea brillante, pero hoy Berlín tiene una cicatriz para recordarnos lo absurdo que es dividir a la población de esa manera. Similarmente, hoy viven más de 13 millones de personas que provienen de dos países distintos y hay un horrible muro que lo marca. Parece inverosímil pensar que una propuesta sólida en Estados Unidos sea construir un muro aún más grande en la frontera con México que, además de dividir aún más a ambos países, dividiría también a los más de 13 millones de personas que habitan en ciudades transfronterizas, es decir, una patética versión moderna del muro de Berlín.

¡Aquí puedes dejar tus comentarios!

Category: InternacionalMigración

Tags:

Article by: Rafael Prieto Curiel

Soy Matemático y actualmente realizo un doctorado en Matemáticas, Crimen, Seguridad y Urbanismo en University College London.