Autopsia de las elecciones presidenciales del 2016 en Estados Unidos

Gran sorpresa nos llevamos el mundo entero cuando, en contra de todos los pronósticos, Donald J. Trump fue elegido como el próximo presidente de los Estados Unidos. No dábamos crédito a lo que veíamos. Los votos favorecían a un personaje que basó su campaña en un discurso hueco, falto de ideas y propuestas, pero lleno de odio. Odio a los migrantes, al islam, a los medios de comunicación, y a las instituciones, entre otros. Ganó las elecciones –que no el voto popular– un ignorante narcisista y sexista, que en sus discursos invoca frecuentemente a mitos y mentiras, y que ante la menor crítica recurre a la descalificación y a los ataques personales. En fin, ganó la sinrazón –aunque no por mayoría de votos. Pero, ¿por qué?, ¿cómo explicar el hecho de que cerca de 63 millones de votantes hayan preferido a un sujeto como Donald J. Trump?

En un intento por comprender las elecciones más a fondo, analizamos los resultados de las elecciones presidenciales del 2008, 2012 y 2016 junto con algunas de las características de la población en algunos condados de los Estados Unidos. Las características seleccionadas son descriptivas de la etnicidad, el ingreso, el desempleo, la educación y la seguridad social, y fueron tomadas del American Community Survey que es una encuesta levantada por el US Census Bureau (el INEGI de Estados Unidos). La idea es observar cómo las características socioeconómicas de los condados se relacionan con los resultados de las elecciones.  El análisis completo se puede encontrar aquí; en esta entrada presento los resultados más relevantes.

La primera pregunta que hacemos es ¿existe una relación entre el porcentaje de votos por el Partido Republicano y el promedio de las características socioeconómicas de los condados? La respuesta es sí, al menos en los últimas tres elecciones. Por un lado, condados que se diferencian de otros por tener una mayor proporción de población blanca, un mayor ingreso por familia o una mayor parte de la población sin seguro médico, votaron más (proporcionalmente) por los republicanos. Por el contrario, condados que se diferencian de otros por tener mayor densidad de población, mayor tasa de desempleo, mayor desigualdad en la distribución de la riqueza y mayor nivel educativo, votaron menos, proporcionalmente, por el Partido Republicano.

Condados que se diferencian por tener una mayor proporción de población blanca, un mayor ingreso por familia o una mayor parte de la población sin seguro médico, votan en promedio más por los republicanos.

Es interesante observar (Figura 1) que condados con mayor población blanca suelen ser más pequeños, en términos de población, que los condados más diversos. Y que condados con menor población blanca en promedio votan menos por el Partido Republicano.

Figura 1. Votaciones y etnicidad por condado. Arriba: distribución de la proporción de habitantes blancos medida por condado. Abajo: votación por el P. Republicano vs proporción de habitantes blancos (no hispanos) en cada condado. El tamaño de los círculos representa el tamaño de la población del condado.

Como vimos, los resultados de las votaciones en los condados se pueden explicar en parte por las características socioeconómicas de los condados. Sin embargo, es de esperarse que un condado que pasó de un ingreso por hogar de 50,000USD a uno de 60,000USD, votase distinto a uno que pasó de un ingreso por hogar de 70,000USD a uno de 60,000USD. Es por eso que en el análisis también estudiamos la relación entre los resultados de las votaciones y el cambio de las características socioeconómicas. El principal hallazgo aquí es que únicamente los cambios en el tamaño de la población y el ingreso por hogar parecen estar relacionados con los resultados de las elecciones. En ambos casos, cuando el cambio es positivo (de menos a más) la proporción de votos por los republicanos es menor.

Un aumento de la población en los condados y/o un aumento en el ingreso de los hogares está relacionado con una menor proporción de votos por el Partido Republicano.

En el análisis, resulta que el cambio en la tasa de desempleo no está (estadísticamente) relacionado con los resultados de las elecciones. Esto llama la atención si recordamos que gran parte de la campaña de Donald J. Trump se centró en la pérdida de trabajos y el cómo éstos fueron llevados a otros países (como México). Al mismo tiempo, podemos ver que el cambio en el ingreso de los hogares está relacionado negativamente con la votación, es decir, cuando el ingreso disminuye la proporción de votos por Donald J. Trump aumenta. Ahora bien, la tasa promedio de desempleo en los condados aquí analizados era del 4% en el 2007, debido a la crisis ésta aumento a 6.2% en el 2011, para después recuperarse y ubicarse en 3.8% en el 2015. Ver figura 2.

Figura 2. Votación y desempleo por condado. Arriba: distribución de la tasa de desempleo en los condados. Abajo: proporción de votos por el P. Republicano vs tasa de desempleo por condado. El tamaño de los círculos representa el tamaño de la población del condado.

Mientras la tasa de desempleo se recupera en el año 2015, no es así para el ingreso de los hogares que era de 58,240USD en el 2007, de 53,558USD en el 2011 y de 56,095USD en el 2015 (Figura 3). Al parecer la crisis económica tuvo un impacto en los resultados de las elecciones.

Figura 3. Votación e ingreso mediano por hogar en los condados. Arriba: distribución del ingreso mediano por hogar. Abajo: proporción de votos obtenidos por el P. Republicano vs ingreso mediano por hogar en cada uno de los condados. El tamaño de los círculos representa el tamaño de la población del condado.

Además de que el ingreso de los hogares no se ha llegado a recuperar, la distribución del ingreso también ha empeorado en los últimos años. La desigualdad en la distribución en el ingreso se mide (comúnmente) mediante el coeficiente de Gini. El coeficiente de Gini es un número entre 0 y 1, en donde 0 es el extremo en el cual el ingreso se distribuye de manera equitativa entre todos los habitantes, y 1 el otro extremo, en el que todo el ingreso lo tiene una sola persona.

Figura 4. Votación y coeficiente de Gini en los condados. Arriba: distribución del índice de Gini medido por condado. Abajo: proporción de votos obtenidos por el P. Republicano vs coeficiente de Gini en cada uno de los condados. El tamaño de los círculos representa el tamaño de la población del condado.

Una última pregunta que le hacemos a nuestros datos es ¿ha cambiado en el tiempo la forma en que nuestras variables socioeconómicas se relacionan con los resultados de las elecciones? La respuesta es sí (para algunas de las variables). Si comparamos las elecciones del 2008 y del 2016, tenemos que en 2016 la densidad de población y el nivel educativo pesan aún más en contra del partido republicano. Así mismo, las variables porcentaje de la población que es blanca, ingreso por hogar y porcentaje de la población sin seguro médico pesarán aún más en favor del Partido Republicano. Lo anterior implica que un condado, cuyas características socioeconómicas no han cambiado en el tiempo, votaría de manera diferente de un año a otro. Este fenómeno se debe a que hay otros factores, que no estamos midiendo, y que influyen en los resultados de las elecciones. Algunos de estos factores podrían ser la migración interna, la simpatía por un candidato, o la percepción de los habitantes sobre la situación del país.

Un condado, cuyas características socioeconómicas no han cambiado en el tiempo, votaría de manera diferente en 2008 y 2016. Comparando contra el 2008, en el 2016 la densidad de población y el nivel educativo pesan más en contra del partido republicano.

Una consecuencia importante que se desprende de este último análisis es que los condados que favorecieron al Partido republicano en el 2008, favorecerán aún más al mismo partido en el 2016. Así mismo, los condados que favorecieron menos a los republicanos en el 2008, lo favorecerán aún menos en el 2016. Lo anterior es síntoma de una sociedad cada vez más polarizada. Este mismo fenómeno se puede observar comparando únicamente los resultados de las elecciones del 2008 contra las del 2016, como hacemos en la Figura 5.

Figura 5. Polarización en la votación. Cada punto representa la proporción de votos recibidos por el Partido Republicano en las elecciones del 2008 y 2016. Cuando los puntos caen por encima de la línea negra quiere decir que, en ese condado, los republicanos obtuvieron más votos (proporcionalmente) en las elecciones del 2016 que en las del 2008. De manera similar, los condados con menor proporción de votos en el 2016 son aquellos por debajo de la línea. El recuadro rojo es el área donde el Partido Republicano obtiene más de la mitad de los votos en ambas elecciones; el azul donde obtiene menos de la mitad. Los condados fuera de estos dos cuadros son condados altamente disputados. Polarización: los condados que menos votan por los republicanos (cuadro azul obscuro) se encuentran por debajo de la línea, mientras que los que más votan por este partido (cuadro rojo obscuro) por encima.

A manera de conclusión podemos decir que las características socioeconómicas de los condados sí están relacionadas con los resultados de las elecciones. Sin embargo, esta relación es compleja. Por una parte, la variabilidad en la forma de votar es alta, es decir, condados con características socioeconómicas similares pudieron votar de manera muy distinta. Por otra parte, tiene sentido suponer que existe una compleja interacción entre las variables socioeconómicas  de los condados, por lo que es difícil saber a ciencia cierta el efecto que cada una de ellas tiene sobre el resultado de las elecciones. Por último, para este análisis se utilizaron mediciones objetivas sobre las características de la población, los cuales no necesariamente son tomados en cuenta por los votantes al momento de decidir. En otras palabras, la percepción de los votantes sobre la situación del país puede no coincidir con las mediciones del US Census Bureau, que tratan de describir de manera objetiva la situación de la población en el país. Cualquier interpretación que no tomará en cuenta estas complejidades caería en el simplismo.


Este texto es un resumen de los resultados obtenidos en el análisis The United States 2008, 2012 and 2016 presidential elections: An analysis from the county socioeconomic variables perspective. 

Imagen de portada de Wikipedia.  CC0 1.0 Universal Public Domain Dedication

¡Aquí puedes dejar tus comentarios!

Category: InternacionalPolítica

Tags:

Article by: Humberto Gonzalez

Es matemático aplicado egresado del ITAM con una maestría en ciencia de datos por las universidades Politécnica de Nantes y Politécnica de Cataluña. Actualmente estudia un doctorado en teoría de decisión aplicada a transporte en el Instituto Francés de Ciencia y Tecnología en Transporte, Ordenamiento y Redes (IFSTTAR).