No, México no tiene el segundo “conflicto” más letal del mundo

Un gran número de medios nacionales1 e internacionales2 publicó ayer que en el 2016 México fue el país con el segundo conflicto más letal del mundo, solo detrás de Siria que enfrenta una intensa guerra civil desde hace más de 6 años.

Las notas reportan sobre los hallazgos del Armed Conflict Survey 2017 publicado por el International Institute for Strategic Studies, un think tank basado en Londres. El reporte analiza las diferentes dimensiones de todos los conflictos armados relevantes, incluyendo datos sobre fatalidades, refugiados y desplazados por los mismos.

La premisa central de las notas se basa en el comunicado de prensa publicado por IISS, en el que se afirma que el segundo conflicto más letal en el mundo es el enfrentamiento de México con la delincuencia organizada, un conflicto al que le atribuyen 23,000 muertes en 2016. El reporte considera a la guerra civil en Siria como el conflicto más letal (con 50,000 muertes en 2016), mientras que por debajo de México se sitúan Iraq, Afganistán y Yemen. Además de México, el estudio considera los conflictos de El Salvador, Honduras y Guatemala—conocidos como el Triángulo del Norte.3

IISS_Fatalidades_esp
Elaboración propia con datos del Armed Conflict Survey 2017 de IISS.

Que México, la 11va economía más grande del mundo por poder de compra, pudiera colocarse en la misma lista con países envueltos en conflictos internacionales involucrando artillería pesada llamó la atención de muchos, y provocó un rápida respuesta del gobierno mexicano para refutar las conclusiones del estudio de IISS.

Dichas conclusiones están equivocadas por dos grandes motivos.

1. Las poblaciones son enormemente diferentes

Cuando se comparan datos de letalidad u homicidio entre países, es necesario tomar en cuenta el tamaño de las poblaciones nacionales. Por ejemplo, imaginemos dos países, A y B. El país A tiene una población de 1 millón de habitantes y tuvo 100 homicidios, y el país B tiene una población de 10 millones de personas y tuvo 500 homicidios. En términos absolutos, el país B tiene cinco veces más homicidios que el país A, pero tomando en cuenta la población de cada uno, el país A tuvo 10 homicidios por cada cien mil habitantes, mientras que el país B tuvo 5 homicidios por cada cien mil habitantes. Por lo tanto, podríamos concluir que el país A es doblemente más letal que el país B.

Es por ello que la comparación de homicidios entre países casi siempre se hace tomando en cuenta tasas por cien mil habitantes, como esta nota sobre homicidios en América Latina, o el observatorio mundial de homicidios del Instituto Igarapé.

Antonio Sampaio, investigador del IISS, comentó a Reuters que no se reportaron las cifras en tasas por 100,000 habitantes puesto que muchos de los países en el estudio no cuentan con datos demográficos de calidad.

Sin embargo, esta justificación no resuelve el problema de comparar países de tamaños tan dispares como México, Siria e Irak, por ejemplo. La población de México (aproximadamente 127 millones de personas) es una orden de magnitud mayor que la de cualquier país en la lista de los 5 países con los conflictos más violentos. Para ponerlo en perspectiva, la población de México es mayor que las poblaciones Siria, Irak, Afganistán y Yemen juntas (114.2 millones). Si bien es verdad que no siempre hay estimaciones precisas de la población para todos los años, y que las cifras son aún más precarias en países desgarrados por guerras como los cuatro países del Medio Oriente mencionados, la diferencia en las poblaciones es tan abismal que ignorarla es pecar de ingenuidad en el mejor de los casos y de irresponsabilidad en el peor de ellos.

IISS_pob_esp
Elaboración propia con datos de población disponibles en Google search.

Por ello, aún y contando con estimaciones demográficas de años anteriores o sujetas a error, es necesario comparar las cifras de fatalidades entre los países considerando el tamaño (aproximado) de sus poblaciones.

IISS_Tasa_esp
Tasas de fatalidades estimadas según los datos del reporte de IISS y estimados de población para los países obtenidas en Google y basados en el Banco Mundial, entre otras fuentes.

Tomando en cuenta las tasas, México no está para nada cerca de ser la fuente del “segundo conflicto más violento del mundo.” Por el contrario, su tasa de fatalidades es menos de la mitad de la tasa de Iraq, Afganistán y los países centroamericanos incluidos en el estudio.

2. No todos los homicidios en México pueden ser atribuidos al conflicto con la delincuencia organizada

El reporte afirma que las 23,000 fatalidades reportadas son atribuibles a la delincuencia organizada y su combate. El comunicado de prensa no deja claro cuál es la fuente de los datos utilizada para estimar esta cifra, sin embargo, en el blog del IISS se menciona que la cifra de México corresponde al total de homicidios intencionales en el 2016. Por correo electrónico, Sampaio me confirmó que la cifra se obtuvo del total de víctimas de homicidio doloso publicado por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, basándose en datos de las procuradurías y fiscalías estatales.

Suponer que el universo entero de los homicidios dolosos en México están relacionados al “conflicto” con y entre la delincuencia organizada es un grave error. Como afirma el propio gobierno mexicano en su réplica al reporte, los homicidios dolosos en México incluyen violencia interpersonal, doméstica, riñas, homicidios relacionados a delitos comunes, entre otros. No se sabe con exactitud cuántos de estos sí están relacionados a la delincuencia organizada, pero dista mucho de ser el universo total de homicidios. Por ejemplo, si consideráramos a los homicidios con armas de fuego como una medida más precisa de las fatalidades relacionadas a la delincuencia organizada, encontramos que solo el 60% de las denuncias por homicidio,4 o cerca de 13,000 denuncias, involucraron armas de fuego, una cifra mucho menor que la citada por el estudio.

Por tanto, la comparación entre la cifra mexicana y la del resto de los países compara peras con manzanas.

México sí tiene un problema de violencia. Y México sí tiene un problema con grupos de delincuencia organizada. Y es cierto también que los homicidios han repuntado en el país. Lamentablemente, el 2016 tuvo un aumento importante en el número de homicidios, y es probable que muchos de ellos hayan estado relacionados a conflictos entre grupos de la delincuencia organizada y a confrontaciones de los mismos contra los cuerpos de seguridad pública del Estado.

Sin embargo, asumir que toda la violencia homicida en México está relacionada a la delincuencia organizada, y que esta es de una escala comparable a las atrocidades que se viven diariamente en Siria, Iraq, Afganistán, o Yemen, no solo es una afrenta descarada a la verdad, sino una falta de respeto a las víctimas de la violencia tanto en México como en el resto de los países en el estudio.


  1. La Jornada, Vanguardia, Huffington Post México, Proceso, El Universal, CNN en Español, entre otros.
  2. CNN, Fox News, Bloomberg, The Sun, Phoenix Business Journal, Reuters entre otros.
  3. En los datos a los que tuvimos acceso para la elaboración de este artículo no contamos con las cifras de fatalidades que reporta IISS para cada país, sino solo el agregado de los tres países centroamericanos.
  4. Para esta cifra me basé en las denuncias por homicidio reportadas por el SESNSP, puesto que los datos de víctimas no contienen este detalle. En contraste con el total de víctimas de homicidio doloso, en 2016 hubo cerca de 21,000 denuncias de homicidio doloso.

También puedes leer y compartir esta nota en inglés en el sitio de UCL aquí.


Imagen: tomada de Flickr.com – México PFP de Jesús Villaseca Pérez. CC BY-NC-SA 2.0

¡Aquí puedes dejar tus comentarios!

Category: InternacionalPolíticaSeguridad

Tags:

15 comments

Comments are closed.

mm

Article by: Patricio Estévez Soto

Patricio R. Estévez Soto es maestro en políticas públicas. Actualmente es investigador doctoral en University College London.