¿Conviene armarnos? Cinco estadísticas para el debate

 

Hace algunas horas me tocó escuchar a Luis Antonio Merino González (@lamglez), Presidente Nacional de la Asociación Mexicana de Usuarios de Armas de Fuego (AMUAF) A.C. en el programa Así las cosas de WRadio,  en donde afirmó “Hay que usar la lógica. No hay que usar las estadísticas” en apoyo a la libre portación de armas de fuego en México.

Como era de esperarse, el Presidente de la AMUAF apoyó la propuesta legislativa que hiciera hace apenas unos días el Senador Jorge Luis Preciado del PAN (@JL_Preciado_). La idea que ambos proponen es permitir a los mexicanos estar armados en automóviles, lugares de trabajo, y servicios de autotransportes para “defendernos por nosotros mismos” de los delincuentes.

Es verdad que la violencia vinculada a las armas de fuego se ha vuelto un gran problema en muchísimas ciudades y pueblos del país. Estos fenómenos están ocurriendo no sólo en las zonas rurales de Guerrero, Tamaulipas o en Michoacán, sino también en entornos urbanos -como en la Ciudad de México o Monterrey- donde este fenómeno nunca antes se había visto en esta dimensión.

Los datos de la última Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2016 -elaborada año con año por el INEGI- revelan lo escalofriante de la situación.

Para empezar, el 34% de los hogares en México tuvo al menos una víctima de delito. El 72% de los mexicanos dice vivir con miedo. Esto no es casualidad: uno de cada tres delitos en México ocurrió con delincuentes portando armas de fuego. Gran parte de estos delitos fueron asaltos en el transporte público .

armasAunque la propuesta del Senador y la AMUAF pueda, en principio, sonar muy lógica -sobre todo para quienes hemos sido víctimas de la violencia vinculada a armas de fuego-, es necesario replantearnos si esta medida también tiene sentido pensando con la cabeza fría. En otras palabras, si la lógica y la evidencia sugieren que esta medida no es contraproducente. Veamos qué sugiere el Senador.

En su iniciativa, el Senador por Colima argumenta que los asaltos a mano armada deben ser contrarrestados con la posibilidad de la ‘legítima defensa’. Para ello, propone extender el derecho ya previsto (pero restringido) que tenemos los mexicanos a poseer un arma en nuestros domicilios, (artículo 10), extendiéndolo a nuestros automóviles y negocios; ahora como un derecho humano.

Cuando el Senador Preciado lanzó su propuesta, se refirió a EUA como “el modelo” perfecto. Según él, la política de armas de fuego estadounidense sería la más adecuada para México. Tal como sugerirían los defensores de la libre portación de armas en ese país (el famoso NRA), él cree que esto ‘detendría a las criminales’ y ‘bajaría la violencia y el delito’. En pocas palabras, su argumento es que los presuntos criminales se detendrían al suponer que la posible víctima que pretenden atacar está armada -igual que ellos-. El Senador cree que más armas en México tendrían un supuesto efecto disuasivo, y muy positivo para reducir la violencia en toda la sociedad.

Ahora veamos qué dice la evidencia sobre el modelo que el Senador y la AMUAF nos proponen.

  1. A nivel internacional, los países que tienen más armas, tienen también las mayores tasas de suicidio, asalto vinculado a armas de fuego, y homicidio. A mayor cantidad de armas, mayor violencia.
  2. Los estados de EUA con menores regulaciones de armas tienen al menos 7 veces más mortalidad vinculada a armas de fuego por accidente que los que tienen medidas más estrictas. A mayor cantidad de armas, mayor violencia.
  3. Cada año, más de 1,600 mujeres en EUA son asesinadas por sus parejas después de una discusión. Estas personas murieron violentamente porque sus parejas fueron incapaces de resolver el conflicto de manera pacífica, utilizando -sin haberlo planeado- un arma que originalmente adquirieron para ‘defenderse de los criminales’. A mayor cantidad de armas, mayor violencia.
  4. Vivir en un hogar donde existe un arma para ‘legítima defensa’ incrementa por 22 las probabilidades de accidentarse, suicidarse, o morir víctima de arma de fuego. De hecho, por cada vez que se utilizó un arma de fuego en defensa propia, hubo 4 disparos accidentales, 7 homicidios, y 11 intentos de suicidio. A mayor cantidad de armas, mayor violencia.
  5. Se dice que los criminales se detendrán al suponer que la posible víctima que pretenden atacar está armada. En 2012, por cada presunto delincuente que fue abatido en ‘legítima defensa’, 34 víctimas fallecieron. Aún en el caso de que una persona sea atacada por un criminal armado, existen más posibilidades de él o un familiar suyo mueran al pretender defenderse con un arma de fuego, que al no hacerlo. El riesgo es exponencial si hay niños en el entorno. A mayor cantidad de armas, mayor violencia.

La evidencia médica y epidemiológica demuestra que el uso de armas no es -y no puede ser- para todos. A final de cuentas las armas son un exponenciador de la violencia, aún en personas que no tenían el objetivo de usarlas en contra de sus seres queridos. En pocas palabras: al poseer un arma, matemáticamente hay mayor riesgo que beneficio.

En su intervención radiofónica de hace algunas horas, el Presidente de la AMUAF sugería decidir ignorando las estadísticas. En su propuesta, el Senador prefirió omitir muchos detalles del modelo regulatorio propuesto.

Ahora vemos por qué.

¡Aquí puedes dejar tus comentarios!

Category: Seguridad

Tags:

mm

Article by: David Pérez Esparza

David realiza un doctorado en Seguridad y Crimen en University College London (UCL). Realizó una maestría en Economía Política en la Universidad de Essex, una maestría en Seguridad en UCL y una maestría en Política Pública en la EGAP Escuela de Gobierno y Transformación Pública.