Perdieron la CDMX

Para atacar y “resolver” el problema de la inseguridad, el primer paso es medirlo adecuadamente. Para ello, la principal fuente de información con la que cuentan las autoridades son las denuncias que hacemos los ciudadanos ante un Ministerio Público. Esas denuncias, cuando se convierten en una Averiguación Previa (pues desafortunadamente no todas las denuncias se convierten en una Averiguación Previa), son investigadas por las autoridades correspondientes y constituyen el Conteo Oficial del número de delitos de un lugar, y por ello, realizar un conteo periódico de las Averiguaciones Previas y comparar ese dato contra otros períodos es una medida natural de la inseguridad. Hoy en día el conteo de Averiguaciones Previas es el termómetro utilizado a diario por policías, agentes de investigación, mandos, el Procurador de Justicia, el Secretario de Seguridad e incluso el mismo Jefe de Gobierno para determinar el estado de seguridad de la Ciudad. Incluso, en el Cuarto Informe del Jefe de Gobierno se promociona una “disminución en la incidencia Delictiva de 15.8%“, lo cual suena fantástico y es un dato derivado del conteo de Averiguaciones Previas.

Incluso, según el Reporte del Índice Delictivo de la Ciudad de México (RINDE) elaborado por el Consejo Ciudadano de la Ciudad de México junto con la SSPDF y PGJDF, se reporta que el promedio diario de denuncias por delitos de alto impacto, entre 2010 y 2015 ha caído de 172.4 a 87.1, es decir, menos de la mitad de los delitos. Si ahora tenemos la mitad de los delitos que teníamos hace sólo unos años, entonces vivimos en una ciudad mucho más segura, donde las estrategias de seguridad están funcionando y la ciudad va encaminada a ser una urbe con seguridad, ¿cierto?.

policiabannerAl esuchar esas disminuciones mágicas de la incidencia delictiva, pareciera que la seguridad en la Ciudad de México ha mejorado y que fue incluso una buena idea que el Jefe de Gobierno emanara de las fuerzas policiales de la Ciudad y trabajara como el mismo procurador de Justicia. Pero ¿de verdad estamos mejor y hay menos delitos? Hay algo que no concuerda, pues la percepción de los ciudadanos sobre la seguridad no ha cambiado en la Ciudad y si acaso ha empeorado. Actualmente la inseguridad considerada la principal problemática del Ciudad de México, muy lejos de cualquier otro problema. La versión del gobierno y la percepción de los ciudadanos no van de la mano: por un lado, mediante reportitos, anuncios, informes de gobierno y datos oficiales, nos intentamos convencer de que hay cada vez menos delitos en las calles, pero por otro lado, los ciudadanos percibimos una ciudad menos segura. Y con razón.

Todo depende de quién cuenta los delitos

Desafortunadamente el número de Averiguaciones Previas es utilizado para evaluar el trabajo policial y de los mandos mismos. Todos deben de bajar los delitos, desde los policías de calle, los jefes de cuadrante, los agentes del Ministerio Público, los que te toman las denuncias, los que te hacen esperar cuatro horas en el MP, los que las redactan, los que deciden si pasa o no y hasta los que deciden si es de bajo impacto o alto impacto. Es trabajo, medición y meta que el número de delitos “baje”. Si las denuncias en tu cuadrante, delegación o zona bajan, es reflejo de un buen trabajo. Esa es la medición que se utiliza en programas y operativos. Mientras las denuncias bajen, todos estamos mejor. Y ese es el problema. El Gobierno de la Ciudad de México ha sido sumamente exitoso en bajar las denuncias, casi hasta cero, pero no en bajar los delitos. El GDF es al mismo tiempo juez y parte de sus programas de seguridad, y ¿qué gobierno estaría dispuesto a aceptar que durante su mandato se cometen más delitos, que el crimen organizado sí opera en la Ciudad de México, o que perdieron la Condesa?

La mejor manera de determinar si en la Ciudad de México (o en cualquier lugar del país) hay más o menos delitos es mediante una encuesta de victimización. En nuestro país, el INEGI realiza anualmente la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre la Seguridad Pública ENVIPE, que pese a tener el problema de ser una encuesta (y no una medición absoluta del número de delitos) tiene tres grandes ventajas:

  • La medición la realiza una institución que no depende directamente del GDF. No tiene fines políticos ni opiniones sobre si hay o no menos delitos, sino datos.
  • Se cuenta todo. Hacer una clasificación de los delitos (como se hace en la Ciudad de México) en alto y bajo impacto o cualquier otra categoría es seguramente muy relevante para fines prácticos y operativos, pero dado que esa no es la clasificación que se realiza en otras ciudades, ese número no es comparable con el municipio de Naucalpan, por ejemplo. ENVIPE es comparable entre entidades y además tenemos datos desde 2010.
  • Finalmente, y la principal ventaja, es que no sólo se le pregunta al ciudadano por sus delitos, sino otros factores, como si denunció o no su delito, las razones para no hacerlo y sus efectos.

Gracias a la ENVIPE podemos entender de una mejor manera el crimen y la participación de los ciudadanos en cada uno de los delitos. Gracias a la ENVIPE podemos ver una muy desagradable realidad de nuestra Ciudad: los delitos prácticamente no han bajado desde que empezó este sexenio. Se cometen casi diez mil delitos diarios en nuestra Ciudad. Son sólo las denuncias se han caído a la mitad.

delitoscdmx
Delitos cometidos en la Ciudad de México por año. Fuente: INEGI.

Actualmente, según los conteos oficiales del GDF hoy la ciudad tiene menos de la mitad de los delitos que había cinco años, pero, cuando se pregunta directamente a los ciudadanos sobre los delitos que han sufrido, el resultado no es para nada tan positivo. Lo único que bajó son las denuncias, no los delitos. Los delitos que no terminan en una Averiguación Previa (conocidos como Cifra Negra) nos reflejan una muy alarmante situación de la Ciudad.

cifranegracdmx
Cifra Negra en la Ciudad de México por año. Fuente: INEGI.

Actualmente la Cifra Negra de la Ciudad de México alcanza niveles muy alarmantes. Sólo uno de cada 19 delitos que se comenten en la CDMX se convierte en una Averiguación Previa. Los programas de seguridad, las grandes estrategias, las cámaras de seguridad, los operativos, todo, se basa en ese 5.3% de los delitos que sí se denuncia. El Gobierno no cuenta con más información delictiva más que ese bajísimo porcentaje de denuncias.

camarabanner

Imagina manejar un vehículo y sólo ver 5.3% de la carretera frente a ti o manejar una empresa y sólo conocer 5.3% de sus finanzas, absurdo, ¿no? Pues en la Ciudad de México, diseñamos programas de seguridad, hacemos grandes y vistosos operativos y decidimos la ubicación de patrullas, policías, cámaras, botones de emergencias y más conociendo sólo 5.3% de la información. Aunque hay otras fuentes de información, como las llamadas que realizamos al 0-6-6, sabemos que el número de emergencias es un fracaso y el número de denuncias anónimas 0-8-9 es también desconocido por los ciudadanos, así que la información delictiva con la que se cuenta en la Ciudad de México representa un muy pequeño porcentaje de la realidad.

Conseguir más información delictiva y motivar las denuncias es una prioridad para el gobierno, pero es más preferible anunciar con bombos y platillos que en la ciudad hay una “reducción sistemática en los delitos de Alto Impacto” y que “2015 registra el valor más bajo de delitos”. La Cifra Negra es el arma de doble filo gracias a la cual podemos anunciar que se registran menos delitos en la Ciudad, pero que hoy nos cobra la factura de contar con información prácticamente nula sobre el crimen y los patrones delictivos. La situación sobre la Cifra Negra es igual de alarmante en el resto del país.

Uno de los datos más lamentables es que durante 2015 se estima (de nuevo, gracias a la ENVIPE) que en la CDMX menos de la mitad de los ciudadanos que acudieron a algún Ministerio Público a denunciar un delito consiguió abrir una Averiguación Previa. Los Ministerios Públicos de la Ciudad de México son, a nivel nacional, los que menos transformaron denuncias en Averiguaciones Previas. Efectivamente se observan cada vez menos Averiguaciones Previas en la CDMX, pero ello sólo es reflejo de que cada vez es más difícil realizar una denuncia, se convierte en un proceso engorroso, es considerado como una pérdida de tiempo y los Ministerios Públicos de la Ciudad hacen un esfuerzo activo para evitar que el ciudadano obtenga un documento que corrobore su denuncia.

armasbannerDurante 2014, más de 78% de los individuos que acudieron a algún MP en la Ciudad de México a levantar una denuncia lograron abrir una Averiguación Previa, pero para 2015 sólo 46% de las víctimas logran abrir completar su denunciaNi los ciudadanos queremos denunciar nuestros delitos ni el Gobierno de la Ciudad de México quiere que los denunciemos, pues entonces sí nos cuentan.

Seguir midiendo el severo problema de seguridad de la Ciudad de México partir del conteo de las Averiguaciones Previas resulta ya absurdo pues no refleja nada más que un sistema de denuncias fallido, un régimen construido para ser simultáneamente juez y parte, la enorme desconfianza en las autoridades y el diseño de políticas para orientadas en maquillar resultados y no orientadas a mejorar nuestro bienestar.

¡Aquí puedes dejar tus comentarios!

Category: CDMXNacionalPolíticaSeguridad

Tags:

Article by: Rafael Prieto Curiel

Soy Matemático y actualmente realizo un doctorado en Matemáticas, Crimen, Seguridad y Urbanismo en University College London.